El sitio arqueológico de Bonampak:



Se han encontrado evidencias de los instrumentos usados por los mayas, restos de instrumentos, pinturas y códices. Silbatos, flautas, tambores, raspadores y ocarinas, e imágenes y textos que se refieren a la música.

En el sitio arqueológico Bonampak, por ejemplo, se pueden observar numerosos músicos pintados en los murales.




La Inspiración

Estos músicos ejecutan diversos instrumentos como: conchas de tortuga percutidas con astas de venado, trompetas, tambores, sonajas de bule natural.

En el mundo mesoamericano, antes de llegada de los conquistadores españoles, los instrumentos de uso ritual más común eran el tambor de parche simple, llamado “zacatán” entre los Mayas, y el tronco ahuecado con dos lengüetas, llamado “tunkul”. Estos dos eran los instrumentos sagrados por excelencia y siempre aparecían juntos.



Mientras los músicos de la corte debieron naturalmente estar más ocupados de la alabanza a los dioses, los músicos militares estaban entrenados para dar señales sonoras a fin de coordinar maniobras de los feroces guerreros en los campos de batalla.

Es evidente, por las características de los instrumentos que usaron, que eran capaces de tocar señales con tambores y trompetas, que podían ser escuchadas a kilómetros de distancia, así como también una variedad exquisita en cuanto a los colores que sus instrumentos eran capaces de producir, lo cual hubiese deleitado al oído noble más exigente entre los Mayas.




Los instrumentos más simples debieron ser de uso común para la sociedad en general, mientras que los instrumentos más complejos y bellos debieron estar reservados para los altos gobernantes, sacerdotes y militares, como era costumbre en Mesoamérica.

Entre los Mayas, como entre las otras civilizaciones del mundo prehispánico Mesoamericano, era común el uso de la música para diversos fines. Definitivamente los músicos de las cortes reales, tenían títulos nobiliarios o de rango militar.